La UTA dejó sin viajar a pasajeros sin Tarjebús

Resistencia, 2 de Junio de 2014- http://www.diarionorte.com

 

Ningún chofer de las líneas urbanas subió pasajeros sin Tarjebús este domingo. Los ciudadanos que quisieron viajar pagando el pasaje en efectivo no pudieron hacerlo por la orden que tenían los conductores de no cumplir con la doble función. A esta situación, se sumó que la mayoría de los puntos de venta y recarga estuvieron cerrados por ser domingo. Los pasajeros que viajaban hacia Barranqueras pudieron pagar con dinero su pasaje tomando el colectivo Chaco – Corrientes, que los dejaba más cerca de sus destinos.

No hubo incidentes entre pasajeros y choferes, pero el malestar de la gente se manifestó una vez más por ser el blanco de medidas aplicadas sin cobertura integral de todos los casos. Por ejemplo, aún se desconoce cómo se reglamentará el sistema para pasajeros no frecuentes, es decir, los que vienen del interior, son turistas o viajan eventualmente a Resistencia.

Los choferes de las líneas urbanas de colectivos sólo subieron a pasajeros que tenía la Tarjebús, los demás no viajaron.

Sin tarjeta

El ritmo de la ciudad era tranquilo como el de todos los domingos, sin embargo en las distintas paradas de colectivos había menos pasajeros que de costumbre. La mayoría tenía su Tarjebús en mano: pocos eran los que tenían dinero en efectivo para pagar el pasaje.

Un grupo de señoras con niños en brazos, en la esquina de Juan B. Justo y calle 3, tuvo que esperar un micro Chaco – Corrientes para viajar a Barranqueras porque tres colectivos de la línea 101 se negaron a subirlos con dinero. Según les indicaron los choferes del 101, sólo pagando con monedas y con el dinero justo podían subir al colectivo, los choferes no aceptaban billetes.

NORTE subió a un 106, y pudo comprobar que el chofer no subió a los pasajeros que querían pagar en efectivo. El conductor del colectivo explicó que “tenemos indicaciones del sindicato de no subir a los que no tengan tarjeta, al menos por hoy”.

El portatarjetas es el producto del momento para los vendedores ambulantes.

En la parada de la línea 8, pasajeros que venían de Barranqueras en el 104 presenciaron varios episodios en los cuales el chofer se negó a subir gente que no tenía la tarjeta. Según relató una de las señoras presentes, “algunas personas se solidarizaron y prestaron la tarjeta para que viaje a una familia, pero muchos no quieren hacer eso porque después tienen problemas para ir a recargarla”.

El dilema

La controversia por la implementación del pago electrónico del pasaje se desató el viernes por la noche, cuando la Unión de Tranviarios Automotor Chaco (UTA) decidió que sus choferes no debían cumplir más con la doble función de manejar y cobrar el boleto. Esto sucedió en medio de un acuerdo por el cual se prorrogaba por 15 días más el pago con dinero, pero cobrando $5 para quienes no tengan el plástico.

Ante esta situación, el defensor del pueblo, Gustavo Corregido, presentó un recurso de amparo para que los ciudadanos que aún no cuentan con la Tarjebús puedan viajar pagando el valor del boleto único, que es $3,75, y no el “boleto castigo”. El viernes por la noche se conoció el fallo de la jueza Rosalía Zózzoli, que hacía lugar al amparo de Corregido y dejaba, al menos legalmente, sin efecto el pago de $5 para quienes no tengan la Tarjebús.

Recordemos que ya el 1 de mayo se decidió prorrogar hasta junio la implementación definitiva de la Tarjebús y que a partir del primer día del mes los choferes no cobrarían más pasajes.

Raúl Abraham, secretario general de la UTA, sostiene que “la decisión sindical se ampara en un convenio colectivo de trabajo, que refrendado por decreto presidencial en 1992, impide al conductor manejar y cobrar el pasaje”. Para el gremio, el “boleto castigo” es la única forma de incentivar al ciudadano a que compre la Tarjebús. El chofer de la línea 106 que llevó a NORTE sostuvo lo mismo: “Hay gente que quiere pagarte con plata, cuando le decís que no puede viajar así, saca la tarjeta y listo”.

La responsabilidad

Según la empresa Tarjebús, la responsabilidad de este conflicto parece radicar en el vecino de Resistencia que se rehúsa a usar el sistema electrónico. Sin embargo, durante todo mayo y especialmente en los últimos días, la central de Julio A. Roca estuvo a pleno por la emisión, venta y recarga de tarjetas. Los demás puntos de la ciudad siguen siendo sólo de recarga y muchos no tienen tarjetas para vender. Los boletos diferenciales sólo se pueden tramitar en la central, lo que ocasiona colas y pérdida de tiempo. De los 40 puntos de recarga abiertos, cinco de los ubicados en el macrocentro de Resistencia estaban cerrados este domingo.

Ya se emitieron 190000 tarjetas, pero nadie sabe responder cuántas más necesitan los ciudadanos ni qué solución se dará a los pasajeros eventuales, como las personas que llegan del interior a atenderse en el Hospital Perrando o hacer trámites en dependencias públicas y privadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s