Basura: el nuevo servicio, en noviembre

Corrientes, 25 de Mayo de 2014- http://www.lavoz.com.ar

 

Mestre adjudicaría en agosto la licitación en marcha. Debe definir hasta cuánto podrá pagar la ciudad, para contratar por renglones. En paralelo, hay que indemnizar a 1.856 empleados. El Surrbac ya tiene convenio propio y se desligó por completo de Camioneros.

 

Traspaso. En noviembre, los recolectores podrían seguir en Lusa y Cotreco o sumar una nueva patronal (Raimundo Viñuelas/Archivo).

 

 La gestión del intendente de Córdoba, Ramón Mestre, entró en la cuenta regresiva para definir la licitación del servicio de higiene urbana, el mayor contrato que debe afrontar la ciudad, y cuya resolución está pendiente desde fines de 2013.

Por ahora el servicio se brinda a través de un vínculo precario del municipio con las empresas prestatarias, que rige hasta el último día de agosto.

Mestre quiere tener el nuevo esquema funcionando en noviembre, para lo cual avanzaría en la adjudicación en agosto. En ese escenario, a lo sumo habría una prórroga muy cortita para hacer posible la transición.

A su vez, el siempre problemático frente gremial mostró algunos avances, al despegarse definitivamente el Surrbac (sindicato de recolectores) de la Federación de Camioneros, liderada por Pablo Moyano.

Ese tironeo por la representatividad y el manejo de fondos gremiales siempre fue una bomba de tiempo y sus coletazos un problema extra para la prestación del servicio de higiene.

Hace dos semanas, el Surrbac, la Municipalidad –a través de Crese– y las empresas Lusa y Cotreco terminaron de cerrar en silencio el nuevo convenio colectivo para los trabajadores de esa actividad, que en la ciudad de Córdoba suman 1.856.

Eso le permitirá al Surrbac tomar mayor distancia de Camioneros, pero además –y esencialmente– empezar a embolsar para sí los pagos correspon­dientes a la obra social de los empleados, que hasta ahora 
las empresas liquidaban a ­Moyano.

Y para cerrar el círculo, el titular del Surrbac, Mauricio Saillén, será reelegido el próximo viernes al frente del gremio, ya que sólo quedó en pie su lista, luego de un amague (luego no concretado) de las huestes de Moyano por presentar una lista opositora.

Con ese horizonte gremial interno despejado, el Surrbac apura los pasos que faltan: que su patronal tenga un contrato firme (no una prorroga) con la Municipalidad, y que la totalidad de los empleados perciba la indemnización que le corresponde por los servicios prestados desde 2009, primero en la estatal Crese y a partir de marzo de 2012 en Lusa y Cotreco.

Cuentas

Las dos últimas cuestiones corren claramente el foco del plano gremial a lo económico para la gestión Mestre, en cuanto al futuro de la higiene urbana.

La pretensión oficial es resolver los primeros sobres de la licitación de la basura en los próximos 20 días, para adjudicar en agosto y darles tiempo a las empresas ganadoras para equiparse. Trascendió que les pedirán que compren zoótropos y también que avancen al menos en parte en el proceso de contenerización.

Vale recordar que en el proceso licitatorio quedaron en pie tres oferentes: las actuales prestatarias Lusa y Cotreco, más Transportes Olivos como posible nuevo jugador.

Con todo el tiempo que ya ha transcurrido desde que se inició el proceso licitatorio (octubre de 2013) y con inflación acumulaba, se descuenta que Mestre tendrá que afinar bien los números a la hora de evaluar el futuro costo del servicio.

Actualmente la ciudad paga unos 68 millones de pesos mensuales a Lusa y Cotreco, más otros 10 millones pesos a Crese, encargada del enterramiento sanitario. No hay quien imagine que el futuro servicio pueda costar menos de 120 millones de pesos como piso.

La Municipalidad sigue reivindicando su margen de autonomía para adjudicar “por renglones”, lo que le da la chance de recortar prestaciones y bajar costos. “No podemos comprometernos a pagar una factura que después no tengamos cómo afrontar. Hay que ser muy cuidadosos”, repiten desde el Palacio 6 de Julio.

También son conscientes de que en las actuales condiciones, sin tener contratos firmados y plazos previsibles, es imposible exigirles inversiones o mejor servicio a Lusa y Cotreco.

Por último, Mestre no sólo debe precisar muy bien cuánto podrá pagar la ciudad para que la limpien, sino que además deberá juntar otra montaña de plata para indemnizar a los 1.856 trabajadores del servicio. Cálculos preliminares ubica ese compromiso por encima de los 130 millones de pesos, que hasta ahora nadie sabe a ciencia cierta de dónde saldrán.

Futuro para tres

Cormecor. Es una SA con ma­yoría estatal. Tendrá a su cargo el tratamiento final de residuos, con tecnología y lugar a deter­minar.

Crese. Quedará como empresa residual, limitada a la operación de puntos verdes en la ciudad.

Prestatarias. Serán dos, para tres zonas (norte, sur y centro). Arrancarían desde noviembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s