Chofer de Lusa dijo que personal policial lo golpeó, pero la fuerza negó una agresión

Córdoba, 6 de Marzo de 2014- http://www.lavoz.com.ar

 

El empleado indicó que pasó cerca de un móvil y que un efectivo reaccionó. Señaló que uniformados lo golpearon y que le fue quitada la llave del vehículo. Para un supervisor hubo “abuso de autoridad”. Según un comisario, no fue agredido, no se indentificó y obstaculizó el paso.

 

CAMIÓN. Utilizado por la empresa Lusa, en una imagen ilustrativa (Raimundo Viñuelas/Archivo).

 

Un chofer de la empresa de recolección y barrido Lusa Urbana SA dijo que fue golpeado por policías luego de que le pasara cerca con el camión a un móvil y un efectivo reaccionara, aunque el comisario mayor Marcelo Altamirano negó que el trabajador fuera golpeado y señaló que este no quiso identificarse y que en un “accionar imprudente” obstaculizó el paso de la fuerza que realizaba una persecución.

Una versión

Según informó el vocero del Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac), Carlos García, el viernes último a las 21.20, empleados de Lusa se encontraban trabajando por una calle de barrio Marqués de Sobremonte cuando un policía desde un móvil que iba “patrullando la zona despacito”, delante del camión, le hizo señas al chofer de que pasara.

“Cuando (el chofer de Lusa) se adelanta (el policía) interpreta que pasó muy cerca”, agregó García, quien manifestó que el efectivo le dijo: “‘¿Qué te pasa que me querés tirar el camión encima?'”. En declaraciones a Canal 10, el chofer del camión de Lusa, Lucas Saal, manifestó que él manejaba cuando el pasó “finito” a un móvil policial que estaba “parado frente” a él. “El ‘guaso’ se calentó. Y le dije: ‘Qué te pasa, estoy trabajando'”.

Tras esa “discusión”, como García la calificó, “el auto de la Policía se va para adelante, se cruza para que no mueva el camión”. A partir de allí -siguió el portavoz del Surrbac- se le pidió al conductor del camión, Lucas Saal, que se bajara, mientras otro empleado de Lusa se alejó unos metros y comenzó “a filmar lo que estaba sucediendo”.

Saal dijo que el efectivo “se puso loco”, le abrió la puerta y lo “empezó a tironear”. García señaló que el policía llamó y que “dos minutos” después llegaron al lugar cuatro o cinco patrulleros. “A los cinco minutos cayeron siete, ocho móviles; si estuvieran robando no pasa eso”, señaló Saal, de acuerdo con su versión. El trabajador se comunicó con el supervisor quien le dijo que no se bajara del camión, agregó García.

Después, mientras Saal afirmó que fueron  “seis, siete oficiales” los que se “subieron al camión”, García mencionó a “cuatro” que treparon por el lado del acompañante hasta la cabina. “Uno de ellos le saca las llaves del camión”, comentó el vocero, pero dijo que Saal señaló que no las iba a entragar. Sin embargo, le fueron retiradas y “en ese forcejeo, el empleado denuncia que le pegan una trompada en el pecho, en la espalda, brazos”. Señaló que lo tironearon para bajarlo del camión.

“Me pegaron, me agarraron del cuello”, indicó Saal, que agregó que uno de los oficiales le sacó la llave del camión “y se iban como si no hubiera pasado nada”. “Y yo encerré un móvil para que no se vayan, para que se aclare. Se subieron como seis policías y hay una filmación con el (teléfono) celular”, manifestó.

Posteriormente, el supervisor de Lusa, Marcelo Blanes, llegó al lugar, a donde arribó también el periodista Guillermo Baal, de Canal 10, que entrevistó a Saal y al supervisor e intentó hablar con un policía que no brindó declaraciones, de acuerdo a lo informado por el canal y García. Según Blanes, la Policía les “explicó lo sucedido” a él y otro supervisor, y se encontró “con el chofer golpeado”.

“(El chofer del camión) me informa que le habían sacado la llave del camión, están cometiendo un delito. Vamos a hacer la denuncia correspondiente. Acabo de ver la filmación, he visto la filmación, hubo abuso de autoridad”, manifestó al canal. Saal fue asistido por el servicio médico de Lusa y se detectaron hematomas en el pecho, brazos, piernas y el rostro, según el portavoz del gremio.

El chofer ni nadie presentó una denuncia en la comisaría de ese barrio, explicó García, aunque dijo no saber exactamente si se había presentado una denuncia, pero “se está trabajando” en una “acción judicial” por parte de Lusa. García dijo que él se comunicó con un gerente de la firma y que este le transmitió que nadie de la Policía se comunicó con la compañía.

El vocero del Surrbac dijo que Blanes quiso preguntar ese viernes al “comisario”, como lo identificó, cómo seguía la situación tras esos hechos que describieron el propio García, Blanes y Saal, el portavoz señaló que el “comisario” respondió: “‘Con ustedes no tenemos nada que hablar. Vamos a hacer un informe y va a estar en la comisaría'”.

Otra versión

Consultada, una fuente de la Policía señaló a La Voz cerca de las 10 que no en tenían datos del caso para informar. Sin embargo, pasadas las 13.25, el comisario mayor Marcelo Altamirano señaló a este diario que ese día personal policial del Comando de Acción Preventiva número 8 venía persiguiendo a dos hombres que circulaban en una moto y que se habían dado a la fuga de un control de la fuerza

Manifestó que al doblar en una esquina, el personal policial se encontró con un camión de Lusa y que cuando quiso “traspasarlo”, el camionero hizo una “maniobra” que “encierra” al móvil. Mediante balizas y sirenas, el personal policial le indicó que cediera el paso, según la versión dada a conocer por el comisario mayor. “Le vuelven a insistir que, por favor, corra el camión para seguir la persecución. (Pero el chofer) para el motor de camión”, manifestó Altamirano.

El personal policial -siguió el comisario- quiso identificar al chofer, ya que “los otros dos compañeros se indentificaron”, pero el conductor “no quiso hacerlo así” y agregó que el hombre trabó las puertas del camión. “Hay testigos, tenemos un funcionario judicial, el cual presenció la maniobra del camionero”, expresó el jefe policial en declaraciones telefónicas.

Consultado sobre si el chofer fue agredido por personal policial, como expusieron García, Saal y Blandes, el comisario respondió: “No fue agredido. Si ellos tienen pruebas que las acerquen al Tribunal de Conducta Policial”. De acuerdo con la versión que Altamirano dio, el chofer “nunca fue bajado del camión”, como Saal y García mencionaron en sus versiones.

Altamirano informó, además, que personal policial no detuvo al chofer en virtud de que es un empleado de un servicio pero “se entregó el procedimiento, el sumario judicial, y el sumario por contravención por negativa a identificarse”. Según el comisario mayor, producto del “accionar imprudente” del chofer el personal policial “no pudo” seguir la persecución de los dos hombres que huían en moto.

Cuando se le preguntó si el “comisario” al que aludió García dijo que no tenía “nada que hablar” ese viernes, Altamirano señaló que lo que el comisario manifestó al periodista de Canal 10 -quien le había preguntado si había estado en el momento cuando “golpearon al chico”, el chofer- fue que toda información que quisiera le iba a ser brindaba en la unidad judicial a donde se iba a entregar la actuación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s